jueves, 22 de septiembre de 2016

Repercusión de una foto publicada en este blog


            El pasado 28 de agosto, publicamos en este blog una fotografía inédita del “Mansi”, un cabezudo de la comparsa de Zaragoza, introducido en 1904 y, posteriormente suprimido, de la que no se han conservado otras imágenes.
            No es de extrañar, por lo tanto, que haya despertado especial interés, hasta el punto de que la conocida periodista Marian Rebolledo se pusiera en contacto con nosotros, para reproducirla en un reportaje que, sobre las fiestas del Pilar, dará a conocer Aragón Televisión.




            No es la única de las fiestas de aquel año que hemos encontrado en los fondos de la colección Ojeda. También publicamos aquí otras del “castillo de fuego” que se levantó en la plaza de la Constitución, ahora de España, de la capital aragonesa que, por cierto, respondía a un diseño del arquitecto D. Ricardo Magdalena, especialmente vinculado a Borja, de donde eran naturales sus padres.



            Se da la circunstancia de que ambas iniciativas fueron promovidas por D. Alfredo de Ojeda y Perpiñán, el hijo mayor de D. Manuel de Ojeda Palomo que aquel año había sido nombrado Alcalde de la capital aragonesa.
            Abogado de profesión, en 1875 había sido elegido Diputado Provincial por el distrito de Borja, cargo que desempeñó hasta 1898, ocupando la Presidencia de la Excma. Diputación Provincial en varias ocasiones. Miembro del Partido Conservador, durante su mandato se llevaron a cabo numerosos proyectos de mejora en Zaragoza, como el alcantarillado, la traída de aguas, los parques de Torrero y Buenavista o la elevación de aguas al cementerio.
            Contrajo matrimonio en Borja con Dª Mariana Pomares de Melgarejo y Millares de Imperial y de ellos desciende la familia Ojeda establecida en nuestra ciudad. Concretamente, es bisabuelo de D. Juan María de Ojeda Castellot.

            En esta excelente fotografía, realizada en la esquina del Coso con la plaza de España, aparece tocado con chistera, en compañía de su esposa, varios de sus hijos y otros miembros de la familia. Junto a ellos cruza un soldado, con el uniforme de la época.




            No son las únicas fotografías de Zaragoza, engalanada con motivo de las fiestas, que se conservan en esa excepcional colección. La de la Cruz Roja en la plaza de España, ya la comentamos aquí. Hoy, incluimos esta otra del comienzo de la calle Alfonso, con un arco de luces y el anagrama de María.



            Pero, la que no nos resistimos a dar a conocer es esta otra, mucho más antigua, en la que puede verse la antigua plaza del Mercado de Zaragoza, con un ómnibus (precedente de los tranvías), tirado por una mula, que circula por ella. No tiene nada que ver con las fiestas del Pilar, pero es un documento sumamente interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada