lunes, 10 de octubre de 2016

El altar de la Virgen del Pilar en el Santuario de Misericordia


            Cuando nos disponemos a celebrar, dentro de dos días, la fiesta de la Patrona de Aragón, queremos relatar la historia de uno de los tres altares que tiene dedicados en nuestra ciudad, el existente en la iglesia del Santuario de Misericordia, quizás el más reproducido por circunstancias completamente ajenas al mismo. Los otros dos son el de la capilla del claustro de la colegiata, al que ya le dedicamos un artículo en este blog y cuya tabla central se expone en el Museo de la Colegiata. El tercero es el de la antigua parroquia de San Bartolomé, donde tiene su sede canónica la Corte de la Virgen.





            El altar, de sencilla factura, está situado frente a la entrada a la iglesia y fue realizado en el taller de los Hermanos Albareda de Zaragoza, en 1928, como se hace constar en la base del frontal.

            Su construcción respondió a la propuesta que D. José Pereda (mosen Pepe), entonces capellán de la Virgen, lanzó a las personas que pasaban la temporada estival en el Santuario. Entre otros todos ellos reunieron los fondos necesarios para sufragarlo, y la inauguración tuvo lugar el 25 de julio de 1928.



            Ofició la ceremonia el párroco de Santa María y arcipreste, D. Roque Pascual. La imagen, de producción industrial, regalo de D. Teodoro Ballo, fue trasladada desde el altar mayor al suyo, mientras se cantaba el himno a la Virgen.

            Tras ser depositada en su lugar, fue interpretada la Salve del maestro Lorente, entre los aplausos de los miembros de la colonia veraniega que también habían donado los candeleros y sacras para este altar, así como ricos manteles para los restantes del templo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada