domingo, 16 de octubre de 2016

Libros recibidos 63


            Los viajes que efectuamos a distintos lugares nos permiten recopilar una serie de obras relacionadas con los mismos, que pasan a engrosar los fondos de nuestra biblioteca. Así ha ocurrido en el reciente desplazamiento a Morella, de donde hemos traído las obras que comentamos.

            La primera de ellas lleva por título Puertas y Torres de Morella y está firmada por dos arquitectos, Vicente Dualde Viñeta y José Miguel Hernández Fernández. Editada este mismo año, con motivo del L aniversario de la primera restauración contemporánea de ese excepcional conjunto arquitectónico, constituido por las defensas de la ciudad, cuyas murallas tienen una longitud de más de 1.800 metros, ofrece en sus 90 páginas una interesantísima reconstrucción gráfica de las torres y portales que jalonan el recorrido de las mismas. Inserta también unos códigos QR, en distintos colores, que permiten acceder a una información más amplia y a diferentes vídeos, constituyendo un excelente ejemplo para la difusión de un Patrimonio que tuvimos la oportunidad de recorrer, comprobando que, por otra parte, cuenta “in situ” una serie de paneles explicativos muy completos que ayudan a comprender la historia y el significado de esas fortificaciones.




            También conseguimos el volumen I del Plan General Municipal de Ordenación Urbana, editado por la Generalitat Valenciana en 1986 que, en sus 676 páginas, ofrece amplia información sobre la estructura urbana de la ciudad y el Inventario Patrimonial de todo el término municipal, con sus correspondientes fichas.



            Especialmente interesante es la obra de Vicent García Edo, Blasco de Alagón, ca. 1190-1239, publicada en valenciano/catalán por la Fundación “Blasco de Alagón” de la universidad Jaume I, en 2008. Como ya comentamos en otro artículo anterior, este personaje aragonés, vinculado a nuestra zona, pues Gallur perteneció a su familia, en el siglo XII, fue el conquistador de Morella que tuvo que ceder a Jaime I, dada la importancia estratégica de la plaza. A pesar de la importancia histórica de su figura, pocos datos se conocían de ella y de su estirpe. De ahí la importancia de este trabajo, muy bien editado e ilustrado con antiguas fotografías de la ciudad, que incluye también una regesta documental muy completa, fruto del minucioso trabajo de investigación llevado a cabo por el autor, que es Profesor de Historia del Derecho en la citada universidad.



            Por otra parte, la Mancomunidad Taula del Sénia nos hizo entrega del bellísimo catálogo de olivos milenarios, pertenecientes a tres comunidades autónomas, entre ellas la aragonesa, que han sido objeto de un programa innovador, encaminado a su salvación y difusión, a través de diferentes iniciativas que han merecido premios de Europa Nostra y de Hispania Nostra. De esta iniciativa ya nos hicimos eco en este blog y merece la pena releer el artículo que entonces publicamos, pues podemos hacer algo similar en nuestra comarca y en otros lugares de Aragón, como comentamos en otro artículo, a raíz de un poyecto del gobierno aragonés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada