jueves, 20 de octubre de 2016

Los antiguos gigantes de Alcañiz



            En el archivo de la familia Sánchez del Río (ahora conservado en el Centro de Estudios Borjanos) existe una postal en la que aparecen los antiguos gigantes de Alcañiz. Pertenece a una serie realizada por C. Escuín, de vistas de esa ciudad, y fue remitida el 2 de enero de 1923 a D. Manuel Sierra por D. Pedro Fergusson.





            De regreso de nuestro reciente viaje a Morella, tuvimos el capricho de detenernos en Alcañiz, cosa que siempre es gratificante, para fotografiar el lugar por donde desfilan los gigantes de la postal. Se trata de la actual plaza de Alejandro Mendizábal Martín, antes de San Antón, pues en el edificio que se alza entre las dos calles hay una hornacina dedicada a este Santo.



            Durante la Guerra Civil, esa casa quedó en el estado que muestra esta otra fotografía, como consecuencia de los bombardeos a los que fue sometida la ciudad, entonces en poder de las fuerzas republicanas. No obstante, se aprecia muy bien la citada hornacina.




            Los gigantes actuales son diferentes a los antiguos y, recientemente, se ha decidido unir al Rey y la Reina otros dos que representarán  a los dulzaineros Noel Vallés y José Alejos, “el Pepinero”.

            En la búsqueda de imágenes para ilustrar este comentario hemos encontrado algunas de su participación en actos, como el de la proclamación de las Reinas de las Fiestas, en las que se observa la presencia de seis personajes relacionados con el protocolo del que se rodea la corporación municipal. En concreto, los maceros, los clarineros y dos personajes con traje de antiguos alguaciles.




            Y es que estos detalles se cuidan mucho en todas las ciudades aragonesas. En estas otras fotografías se aprecian muy bien las características del atuendo de todos estos personajes. Hay que señalar que en Alcañiz solo desfilan clarineros, pero dispuso también de timbaleros. Por otra parte, los miembros de la corporación llevan las bandas con los colores de la señal real, por privilegio expreso.



            Respecto a las mazas que portan, según hemos podido conocer, a través de la página de la Fundación “Quílez Llisterri”, fueron elaboradas por el platero de Barcelona José Rovira, en 1815, para reemplazar las que, en 1595, había realizado el platero Pedro Mendieta, las cuales fueron robadas durante la Guerra de la Independencia.



            Lo mismo sucedió en Borja, donde las mazas de plata fueron sustraídas por una partida de guerrilleros españoles. En este caso, no fueron reemplazadas hasta 1889, cuando con ocasión del I Centenario de la Virgen de la Peana y para dar mayor realce a la presencia de la corporación se hicieron las que se siguen utilizando que son de menor calidad y que están expuestas en el Salón de Reyes de la Casa Consistorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada