domingo, 6 de noviembre de 2016

La que se avecina



            La reciente celebración de la fiesta de Halloween en Borja y el fantasmal concurso que se deslizó en este blog, en días pasados, ha tenido consecuencias insospechadas, poniendo de manifiesto la existencia en nuestra ciudad, a la que ya denominan Borjagrado, de un sóviet de fantasmas que, sin duda, constituye un claro precedente de “la que se avecina”.

            

            Ayer, recibimos un mail, desde la dirección de Vladimir Illich, evidentemente un fantasma, acompañado de un comunicado del citado sóviet, que usa este precioso logotipo, y escribe “sóviet” sin tilde, por lo que, según el diccionario de la Real Academia Española, debe estar motivado por el origen de su financiación en una querida república del norte de Sudamérica. En él, reivindican la libertad de “nuestros hermanos fantasmas”, con una dialéctica apocalíptica que se inscribe dentro de la más hermosa tradición revolucionaria, merced a la cual numerosos pueblos del planeta alcanzaron sus más altas cotas de bienestar.


            En el comunicado, que reproducimos, se advierten sin embargo alguna de las contradicciones que caracterizaron en el pasado a otros soviets, pues abogan por la eliminación de uno de los propios denunciantes. Afortunadamente, al ser fantasmas, no será necesario utilizar el Photoshop para plasmar la composición del comité, conforme se vayan produciendo las habituales purgas.

Nota.- Siendo cierto el envío del mail, su contenido y el de este comentario, hay que leerlo en el marco de las celebraciones del 28 de diciembre, en las que, al contrario de lo que ocurre con el tiempo, este año se han adelantado considerablemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada