viernes, 25 de noviembre de 2016

Reconocimiento para la iglesia parroquial de Magallón


         Anda empeñado estos días el Ayuntamiento de Magallón en lograr un justo reconocimiento para la iglesia parroquial de San Lorenzo de esa localidad: Su declaración como Bien de Interés Cultural, justa reclamación a la que el Centro de Estudios Borjanos ha dado todo su apoyo y, en este sentido, nuestro Presidente mantuvo una entrevista con el arquitecto municipal de Magallón.






         Realmente, resulta llamativo que un monumento de estas características no goce de ningún tipo de protección reconocida. Porque no solamente se trata de uno de los mejores ejemplos de las iglesias de planta de salón, sino que también ofrece la singularidad de conservar el ábside del antiguo templo medieval, ahora convertido en coro de la que fue construida en el siglo XVI.




         Junto con los aspectos arquitectónicos, destacan en ella un homogéneo conjunto de retablos barrocos, con lienzos de Vicente Berdusán en algunos de ellos y, en la sacristía, se conserva la tabla gótica de San Lorenzo que, probablemente, fue la titular de la antigua iglesia.




         No es menor el interés de la capilla, edificada en el siglo XVIII, donde se venera la hermosa imagen del Santo Cristo con la Cruz a cuestas, Patrón de la villa, bajo un baldaquino, en cuyo dorado intervino un miembro de la familia Goya.




         En el exterior destaca la fábrica de sillares del antiguo templo y la torre campanario, cuyos cuerpos inferiores formaron parte de uno de los dos castillos que hubo en este cerro de la Molilla, otra de las singularidades de Magallón.



         Cuando por una Orden del 17 de abril de 2006, el Gobierno de Aragón declaró “Bien de Interés Cultural” más de 500 castillos y elementos de arquitectura militar, se incluyó entre ellos la torre de Magallón, aunque como “Conjunto de Interés Cultural. Zona Arqueológica”. Dado que en esa localidad existen dos torres, la de la iglesia (importantísimo resto del antiguo castillo) y un torreón islámico, junto a los antiguos alfares, nos dirigimos entonces al Dirección General correspondiente pidiendo aclaraciones sobre el elemento al que hacía referencia dicha declaración, sin que obtuviéramos respuesta, por lo que la duda subsiste.

         No obstante y por lo que respecta a la iglesia parroquial es el momento de corregir esta anomalía cuando, por otra parte, es un monumento que ha sido cuidadosamente restaurado en los últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada