lunes, 7 de noviembre de 2016

¿Son los monumentos mudéjares de nuestra zona Patrimonio de la Humanidad?

Iglesia de Ntra. Sra. de la Huerta de Magallón (BIC)

Casa de la Estanca de Borja (BIC)

            A tenor de lo publicado ayer en Heraldo de Aragón, con motivo del decimoquinto aniversario de la declaración por la UNESCO de la “Arquitectura Mudéjar de Aragón” como Patrimonio de la Humanidad, pudiera parecer que sí y, de hecho, en el artículo al que estamos haciendo referencia se señala que el 14 de diciembre de 2001, “se extendía a 157 monumentos un reconocimiento que desde 1986 tenía el mudéjar turolense”. Sin embargo, como ya señalamos en su momento, nada más alejado de la realidad. La declaración afectó exclusivamente a seis nuevos monumentos, tres de los cuales son los que en Heraldo de Aragón aparecen fotografiados: La iglesia de Santa María de Tobed; la de Santa Tecla de Cervera de la Cañada, y el claustro y torre de la colegiata de Santa María de Calatayud. A ellos se sumaron los restos mudéjares del palacio de la Aljafería de Zaragoza; la torre e iglesia parroquial de San Pablo de Zaragoza; y el cimborrio y la parrioqueta de la Seo. Los 145 restantes que figuraban en la candidatura presentada por España no se incluyeron en la declaración.



Celosía de la iglesia de San Miguel de Borja (Bien Catalogado)

Colegiata de Santa María de Borja (BIC)

            Como cuesta entender esta cuestión, queremos recordar de nuevo lo acaecido con esta polémica declaración que tuvo su precedente cuando, durante el mandato de D. Federico Mayor Zaragoza al frente de la UNESCO, se impulsó el criterio de primar las declaraciones genérica que, en el caso de España, tuvo un claro reflejo en la candidatura del “Arte rupestre levantino”, aprobada en 1998, en el transcurso de la XVII sesión del World Heritage Commitee. Nada menos que 872 cuevas y abrigos situados en distintas comunidades españolas figuraban en la propuesta y todos ellos fueron incluidos en la relación de monumentos del Patrimonio Mundial. De esta forma, pasaron a formar parte del mismo 165 cuevas y abrigos aragoneses, con testimonios de arte rupestre, en los que se encontraba la cueva de Moncín de Borja que, por lo tanto, sí es Patrimonio de la Humanidad.

            Animados por ese precedente, se decidió presentar la propuesta relativa al mudéjar aragonés, incluyendo a 157 monumentos, entre los que se encontraban los 10 que ilustran este artículo, pero las circunstancias habían cambiado.


Iglesia parroquial de Alberite de San Juan (Bien Catalogado)

            El asunto fue tratado en la reunión del Bureau del Comité, en la reunión celebrada en la sede de la UNESCO entre el 25 y 30 de junio de 2001. Y fue allí donde surgieron algunos reparos. En concreto, el delegado del reino de Marruecos se manifestó en contra de la inclusión de todos los monumentos citados, por lo que reconociendo “el esfuerzo que las autoridades española habían hecho para preparar el dossier”, sugería que “la proposición de inscripción revisada debería presentar los casos más representativos, de manera que pudieran servir de modelo a futuras proposiciones semejantes”. Por otra parte, el Bureau consideró que lo más conveniente sería ampliar la declaración de 1986 a estos monumentos, sustituyendo la denominación “Arquitectura Mudéjar de Teruel” por la de “Arquitectura Mudéjar de Aragón”.


Iglesia parroquial y casa conventual de Ambel (BIC)

Torre de la ermita del Rosario de Ambel (Bien Catalogado)

            Esta propuesta de revisión fue sometida a la consideración del Estado español y a informe del ICOMOS, llegándose así a la XXV sesión del WHC, en el transcurso de la cual fue aprobada una resolución en los términos sugeridos y circunscrita a los seis nuevos monumentos, antes citados, que fueron seleccionados por el Gobierno aragonés (tres de la capital aragonesa y tres de Calatayud y su comarca).


Torre de la iglesia parroquial de Agón (Bien Catalogado)

            La decisión constituyó, en cierta medida, un indudable revés para las aspiraciones aragonesas por lo que, las autoridades de la época, la presentaron de forma confusa pues, siendo cierto que “que el mudéjar aragonés ya figura donde se merece por su singularidad: en la lista del Patrimonio de la Humanidad”, no lo era que “la UNESCO distinguió a 157 monumentos de la comunidad como Patrimonio de la Humanidad”. Y estamos haciendo referencia a las informaciones difundidas entonces que sembraron una confusión que se sigue manteniendo.


Iglesia parroquial de Tabuenca (Bien Catalogado)

            Para comprobar la veracidad de lo que estamos afirmando basta leer el texto de la declaración, en la que sólo se incluye a los 6 monumentos citados o entrar en el listado oficial de la UNESCO, en el que cada monumento inscrito aparece perfectamente identificado con sus correspondientes coordenadas geográficas, tal como ocurre, en nuestro caso, con la cueva de Moncín, pero no con los monumentos mudéjares.

            Otra cosa es que se distribuyera entre las localidades donde se ubicaban los monumentos unos carteles con el lema “Aragón Mudéjar” que, en muchos casos, permanecen descoloridos o arrumbados en las cunetas, como hemos podido comprobar. Quizá, lo más beneficioso fuera el hecho de que, todos aquellos, que no habían recibido previamente una declaración expresa fueran declarados “Bien de Interés Cultural” o “Bien Catalogado”.


Ermita de Gañarul (Agón) (Bien Catalogado)

            Finalmente, no queremos incidir hoy en la situación en la que se encuentran algunos monumentos de ese “Aragón Mudéjar”, entre otras razones porque estamos convencidos de que los problemas por los que atraviesan tendrán pronto una adecuada solución. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada