lunes, 12 de diciembre de 2016

Ayer y hoy de la ermita de la Loteta de Magallón




La ermita de San Sebastián de la Loteta de Magallón es un edificio construido a partir de 1633 que tiene especial interés. Por una parte, al ser el punto de destino de la tradicional romería que los vecinos de la villa realizaban el día de su Santo titular y que, en la actualidad, sigue celebrándose cada año, aunque durante el último sábado de mayo. Por otro lado, ha pasado a la historia del Arte ya que el estadounidense Chandler R. Post en su monumental obra A History of Spanish Painting, atribuyó las tablas góticas que se conservaban en su interior a un hipotético “maestro de Coteta”, confundiendo el nombre del topónimo.




         Hoy queremos mostrar imágenes del estado en que se encontraba en la década de los años setenta del pasado siglo, cuando la visitamos por primera vez, poco antes de que, mediante una decisión poco habitual, el Ministerio de Cultura se incautara de las obras artísticas que allí había, depositándolas en el Ayuntamiento de Magallón, tras el robo de una imagen de vestir de la Virgen y en previsión de males mayores.

         En aquellos momentos, aún podía verse el retablo barroco, mandado construir por Agustín de Sada, con los restos de un antiguo retablo gótico, salvo el ático, que es de otra época y la imagen titular que reemplazo a otra de la Virgen que era la central del antiguo retablo y terminó en la colección de D. Mariano de Pano.




         Las tablas de las calles laterales, que no reproducimos, y las de las basas de las columnas y de la predela se encontraban en el estado que puede apreciarse, habiendo sido posteriormente restauradas, ya en su nuevo emplazamiento. A nuestro juicio, merecería la pena plantearse la posibilidad de crear un Museo de Arte Religioso en Magallón, con estas obras y con otras pertenecientes a su rico patrimonio, algo similar a lo que, con gran acierto, se ha hecho en Ainzón.



         Queremos detenernos en este lienzo que estaba ubicado en el ático de ese retablo, dado que en el inventario que publicamos de esta localidad, se hacía referencia al mismo como “Virgen y el Niño con donante”, cuando en realidad se trata de una representación de San Agustín que viste el hábito de su orden y los atributos episcopales, capa pluvial, báculo y mitra sobre libro. La identificación no ofrece dudas, dado que además del corazón que sostiene en la mano derecha, atravesado por la saeta, hay dos ángeles en la parte superior con una filacteria en la que puede leerse “Sagita veras Domine cor meum charitate tva”, habitual en la iconografía del Santo.



         Sin embargo, en el interior de la ermita se encontraba también este Calvario que pudo ser el primitivo remate del retablo gótico, desmontado en 1676, por encargo del citado Agustín de Sada.



         Otra interesante tabla que allí había era ésta en la que aparece San Sebastián, vestido al modo de los caballeros de la época de su realización y llevando en la mano el arco alusivo a su martirio. Debió pertenecer a un retablo renacentista desaparecido.



         También había este busto, bastante deteriorado de Santa Ana, con la Virgen y el Niño. Por cierto, uno de características similares fue robado de la iglesia parroquial de San Lorenzo, por aquella época. Estaba en la capilla situada bajo la torre.




         Otras dos imágenes conservadas en el interior de la ermita, era una muy interesante, con un buen policromado, de la Virgen y el Niño y otra que representaba a Santa Teresa de Jesús, sobre la que no hay demasiadas representaciones en nuestra comarca.




         Tras las fotografías que realizamos entonces, ofrecemos estas otras de Pedro Domínguez Barrios que, cada año, acude a la romería que tiene como destino esta ermita, junto a la que ahora se encuentra el embalse de La Loteta y cuya estructura fue restaurada, conservándose en muy buen estado.




         Sin embargo, en su interior ya no existe nada y, únicamente, el día de la romería se lleva la imagen del Santo, colocándola sobre el altar y ante la que suele depositarse un ramo de flores como ofrenda del Ayuntamiento de Magallón.

         La digitalización de nuestra colección de diapositivas nos ha permitido mostrar hoy estas imágenes desconocidas de la ermita que, ni siquiera, fueron utilizadas en la obra a la que hemos hecho referencia, pues se insertaron las efectuadas por los profesores D. Gonzalo Borrás Gualís y Dª María Isabel Álvaro Zamora, en junio de 1979  y en blanco y negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada