viernes, 9 de diciembre de 2016

Cuando la Virgen escribía a las jóvenes borjanas


         En 1968 se celebró en Borja el Centenario de la fundación de la Asociación de Hijas de María que, en aquellos momentos, tenía su sede canónica en la iglesia de Santo Domingo, a la que había sido trasladada desde su emplazamiento original en la iglesia del convento de Santa Clara.




         Con ese motivo, poco antes del inicio de las conmemoraciones, fue distribuido este curioso díptico en el que se reproducía una “Carta de la Sma. Virgen a las Hijas de María de Borja”, invitándolas a prepararse para “obtener los favores que quiero hacerte, porque cuanto más te prepares, mayores los recibirás”. Utilizando algunas expresiones ahora en desuso, como “me plugo llamarte a mi Asociación de Hijas de María”, les invitaba a propagar esa devoción entre todas las jóvenes de Borja y a practicar la devoción de los cinco primeros sábados del mes, recordando que el 6 de enero de 1968 “será primer sábado del mes y del año”, por lo que la distribución del díptico tuvo que efectuarse con anterioridad a esa fecha.

         Eran tiempos muy distintos, aunque hay que destacar el influjo que asociaciones como esta de las Hijas de María o la Congregación Mariana, en el caso de los jóvenes, tuvieron en la formación espiritual y cultural de varias generaciones. Ambas desaparecieron a comienzos de la década de los años 70 y no por la evolución de la sociedad, sino por un desacertado planteamiento pastoral de los responsables eclesiásticos, recelosos ante la autonomía que ambas tenían en una sede independiente de las parroquias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada