sábado, 17 de diciembre de 2016

Excavaciones junto a la torre del Pedernal



         Acabamos de recuperar, dentro de la colección de diapositivas que estamos escaneando, una serie que fue realizada por D. Isidro Aguilera Aragón, con motivo de las excavaciones que se efectuaron en un terreno colindante con la torre del Pedernal, en 1986.




         Esta actuación en la que intervino personalmente Isidro Aguilera permitió descubrir la parte trasera de una domus (casa) romana, construida a finales del siglo I d. C., cuando la población que, hasta esos momentos había ocupado el cerro de la Corona, se trasladó a zonas bajas, llegando al menos hasta el sector del actual polígono de la Romería. Para protegerla, en el siglo III se levantó la torre del Pedernal, cuando el imperio romano vivía momentos de gran inseguridad que también tuvieron repercusión en nuestra comarca.





         La casa excavada tenía un zaguán con pavimento de tierra apisonado y las paredes decoradas con estucos pintados. Eran de gran calidad, con un zócalo imitando mármoles, sobre los que había representaciones vegetales sobre fondo blanco.



         Estas pinturas fueron retiradas por especialistas y trasladadas al Museo de Zaragoza, en cuyos almacenes se conservan, mientras que los mosaicos a los que hacemos referencia después están en Borja.




         La casa no fue excavada en su totalidad, pero en la parte descubierta se pudo comprobar que era una construcción de bastante riqueza, con un jardín del que partía el citado zaguán, por el que se accedía a dos habitaciones simétricas.





         En una de ellas se encontró este mosaico, decorado con motivos vegetales y geométricos. Las teselas eran blancas y negras, aunque había algunas rojas y amarillas de mármol. Hay que tener en cuenta que la parte mejor ya se había perdido en época romana. Estas fotografías en blanco y negro estaban ya en el archivo del Centro, mientras que entre las diapositivas no hemos visto, por el momento, ninguna del mismo, posiblemente porque cuando se hicieron ya había sido desmontado.



         A raíz de estos descubrimientos, el terreno fue adquirido por el Gobierno de Aragón y la zona declarada Bien de Interés Cultural. Algunos datos sobre los hallazgos fueron publicados en la obra Borja. Arquitectura y evolución urbana,  editada en 1988 por el Gobierno de Aragón en la que el capítulo I fue escrito por Isidro Aguilera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada