jueves, 8 de diciembre de 2016

Imágenes antiguas y actuales de la ermita del Sepulcro



         De la colección de diapositivas del Centro de Estudios Borjanos, que estamos escaneando, procede la imagen superior en la que puede verse el aspecto que presentaba el interior de la ermita del Sepulcro en la década de los años 70 del pasado siglo, sensiblemente diferente al de la actualidad.



         Lo más llamativo es la ausencia de la hermosa decoración de madera dorada y policromada que rodeaba a la urna en la que se veneraba la imagen del Cristo yacente y de la Dolorosa, La decoración y algún lienzo allí existente fueron robados, lo que motivó el traslado de los restantes elementos a diferentes lugares, entre ellos al convento de la Concepción y al actual Museo de la Colegiata.




         En la sala III del citado museo se exhibe ahora esta importante imagen de terracota, obra del escultor Gregorio de Messa, teniendo al fondo el lienzo que había en el interior del escaparate. En la ermita se venera ahora una réplica del Cristo yacente y se ha mantenido la imagen de la Virgen que es del tipo de las de vestir.




         La imagen estaba habitualmente cubierta y fuimos nosotros los primeros en realizar fotografías de la misma. En concreto, esta última apareció en la publicación que dedicamos al Entierro de Cristo en 1977, dándola a conocer y resaltando su interés, de manera que fue, a partir de ese momento, cuando se hicieron eco del “hallazgo” otros investigadores.




         No podemos dejar de recordar a la persona que, en aquellos momentos, se encargaba del cuidado de la ermita, junto con otro grupo de beneméritas mujeres. Comoquiera que no recordamos su nombre, sin duda habrá lectores que podrán identificarla, lo que agradeceríamos.



         La tradición de la Salve Galana que, en la tarde del Domingo de Pascua, se celebra en esa ermita estuvo a punto de perderse. Pusimos especial empeño en mantenerla, contando con la colaboración de D. José Antonio Preciados que acudía con un grupo de monaguillos a cantarla, así como con algunas devotas que subían andando, recogiendo ramos de flores silvestres, como Dª Concha Ruiz a la que vemos en esta bonita fotografía y a la que, inicialmente, habíamos confundido con su hermana Marina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada