viernes, 23 de diciembre de 2016

La Biblioteca Pública Municipal “Carlos Sánchez del Río”


         El 12 de diciembre de 1955 fue inaugurada la Biblioteca Pública Municipal de Borja “Carlos Sánchez del Río”, en el transcurso de un solemne acto al que asistió el Gobernador Civil D. José Manuel Pardo de Santayana; el Presidente de la Diputación Provincial D. Antonio Zubiri Vidal; el Prof. D. Carlos Sánchez del Río Peguero, al que había sido dedicada la nueva biblioteca; la corporación municipal en pleno, con su Alcalde D. Agustín Aperte Arcega; los miembros del Patronato de la Biblioteca y el Director Técnico de la misma, entre otras personalidades.

         El proyecto de constituir una biblioteca en nuestra ciudad había sido planteado años antes y, de hecho, hubo algunos precedentes. Pero su puesta en marcha se retrasó al no disponer de un espacio adecuado. Finalmente, el Ayuntamiento cedió el kiosco situado en el parque de San Francisco que, originalmente, había servido como bar y sala de fiestas. Las obras de remodelación que modificaron completamente su aspecto externo se prolongaron mucho y no fue hasta el 8 de noviembre de 1955 cuando el Ministerio de Educación Nacional aprobó el concierto y los reglamentos que hicieron posible su puesta en marcha.




         Este era el aspecto interior de la misma, con una superficie total de 57,50 metros cuadrados. Iluminada por amplios ventanales, disponía de tres mesas para lectura; la central circular aún se conserva.
         Como Director de la misma fue nombrado D. Guillermo Ezquerra Coronel, Maestro Nacional, que años después sería sustituido por D. Francisco Domínguez Pablo. La supervisión corría a cargo de un Patronato o Junta local, presidida por el Alcalde (inmediatamente lo fue D. Vicente Compans Manero), siendo vocales de la misma D. Santiago Alberto, D. José María Villafranca, D. Plácido Galán, D. Jesús Pellicer, D. José Molina y D. Luis Litago, actuando como Tesorero D. Ángel Ruiz Gutiérrez.

         Con 765 volúmenes en el momento de su inauguración, cuatro años después contaba con 1.572, continuando después su rápido crecimiento. Es significativo el dato de que en 1959 registró 11.530 préstamos, cifra sensiblemente superior a la de otras bibliotecas que, en aquellos momentos existían en la provincia: Alagón (8.044); Ariza (4.801); Ateca (8.878); Calatayud (7.154); Calatorao (13.279); Cariñena (13.264); Caspe (21.301); Cetina (516); Daroca (12.394); Ejea de los Caballeros (21.136); Épila (16.473); Escatrón (5.164); Fuentes de Ebro (2.609);  La Almunia de Doña Godina (9.507); Luna (6.799); Mequinenza (4.144); Pedrola (12.119); Pina de Ebro (8.057); Quinto de Ebro (6.779); Sádaba (3.679); Sástago (1.665); Sos del Rey Católico (2.922); Tarazona (19.829); Tauste (6.360); y Zuera (11.129). Estos datos dan idea del número de bibliotecas existentes en 1959 y del esfuerzo realizado para fomentar la lectura.



         Junto a la Virgen de la Peana y el retrato del Jefe del Estado, presidía la biblioteca este otro retrato de D. Carlos Sánchez del Río, realizado por el artista borjano D. José Pasamar que, en la actualidad, se conserva en la Casa de Aguilar. Sobre la personalidad intelectual de este ilustre personaje, nacido en Borja, volveremos en otra ocasión. Tan sólo queremos señalar hoy su constante desvelo por las iniciativas que partían de aquí y de las que fue privilegiado interlocutor, durante su etapa en el Ministerio de Educación Nacional. Catedrático de Derecho Romano de la Universidad de Zaragoza y Presidente del Centro de Estudios Borjanos, no recibió otro reconocimiento, por parte de sus paisanos, que el nombre de la Biblioteca que había contribuido a crear. Cuando años después fue cerrada, su memoria se perdió y las nuevas instalaciones fueron dedicadas a D. Honorato Castro, otro ilustre borjano, catedrático de la Universidad Central y relevante político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada