sábado, 10 de diciembre de 2016

Revistas recibidas 68


         Continuando con la reseña de las revistas que se habían ido acumulando en los últimos días, damos cuenta de la recepción del nº 24 de Hispania Nostra que, en esta ocasión, está dedicada en su mayor parte al Patrimonio Cultural en Hispanoamérica, con interesante artículos sobre la arquitectura neocolonial habanera, el Patrimonio intangible en el continente americano, la arquitectura militar, las fotografías de los hermanos Mayo como fuente excepcional para el conocimiento de patrimonio mexicano y la fundación de ciudades tomando como ejemplo la de la Asunción del Paraguay. Junto con noticias de actualidad como la crónica de la última reunión de asociaciones en Morella, debemos destacar la entrevista concedida por D. Carlos Morenés y Mariátegui, hasta hace poco Vice-Presidente de Hispania Nostra e impulsor de numerosas iniciativas entre las que destaca la Lista Roja del Patrimonio, que tanto eco ha tenido y en la que la última inclusión, como informa la revista ha sido la ermita de San Ambrosio de Barbate (Cádiz).




         La veterana asociación de Amigos de los Castillos edita la revista Castillos de España, con carácter irregular ya que suele agrupar varios números, como sucede en esta ocasión con el monográfico dedicado a la provincia de Ávila, el cual corresponde a los nº 179, 180 y 181. A través de una serie de interesantes artículos, desarrolla un exhaustivo análisis de las fortificaciones de esa provincia, tan rica en testimonios de la arquitectura militar, dedicando también un trabajo a la catedral de Ávila, “una fortaleza en el centro de la ciudad”, así como a la rehabilitación de Parador Nacional de Turismo “Raimundo de Borgoña”. Incluye asimismo una nota necrológica dedicada a D. Cristóbal Guitart Aparicio, que durante muchos años fue Presidente de la Delegación en Aragón. Por otra parte, entre las actividades de la asociación se menciona el proceso de reordenación de los fondos bibliográficos de la Biblioteca “Federico Bordejé”, persona entrañablemente unida a nuestra ciudad y fundador de Amigos de los Castillos.



         El Centro de Estudios del Jiloca, con sede en Calamocha, viene editando dos revistas. Una de ellas es Xiloca, de la que acabamos de recibir el nº 44, estructurado en diversas secciones. La dedicada a biografías incluye las de Manuel Benedicto y Paricio, pionero de la industrialización de la farmacia en España, y la del periodista y maestro Ricardo Acirón Royo. En el apartado de Historia, queremos señalar la aportación de Pascual Miguel Ballestín en la que analizar el origen de diversos topónimos de la zona, relacionándolos con antiguas villae romanas. En la sección de Arte, nos ha llamado la atención la noticia de que, durante la restauración del magnífico baldaquino de la iglesia parroquial de Calamocha, por parte de la Fundación Santa María de Albarracín, apareció una cápsula metálica con una nota en su interior, en la que se reseñaban interesantes datos sobre el proceso de renovación de ese templo, en el siglo XVIII, y el autor del citado baldaquino que fue Francisco Nabarro, con el que se concertó en 1757. Lo resaltamos, dada su similitud con el existente en la capilla del Santo Cristo de la iglesia de Magallón que, por cierto, no cita José María Carreras, autor de este artículo, aunque hace referencia a los de la colegial de Daroca y la parroquia de Cariñena.



         La otra revista del Centro de Estudios del Jiloca son los Cuadernos de Etnología del baile de San Roque, de la que nos han enviado el nº 29, entre cuyos contenidos, además de una selección de los dichos de 2015 y 2016, podemos destacar el artículo que aborda el origen de la devoción a Santo Domingo de Silos en Aragón, firmado por Ángel Muñoz Bello, así como el de José Manuel Etxaniz y José María de Jaime Lorén (que ha publicado en nuestro Centro), sobre la Escuela de Veterinaria de Zaragoza. Nos ha parecido muy curiosa la crónica sobre la primera Fiesta del Árbol que se celebró en la escuela de Cutanda, dado que incluye el “himno al arbolado” que cantaron los niños en 1900 y que, desde luego, no era el “oficial” de esa fiesta ya que, tras el correspondiente concurso, fue adoptado el que escribió D. Baltasar González, como hemos comentado en otras ocasiones. También señalamos el artículo de Íñigo de Balanzó sobre la devoción a la “Virgen de la Cama” en Calamocha, vinculada a una determinada familia, como ocurre en nuestro caso. Queremos finalizar con una referencia a la exposición permanente de fotografía antigua, instalada en Bañón, con imágenes muy interesantes. Entre ellas una de los “altares del Corpus” y otra sobre una “corrida pedestre”. También aparece un grupo de soldados que, desde luego, es más antigua que esa probable atribución a la guerra de Ifni que se señala entre interrogantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada