miércoles, 7 de diciembre de 2016

Va a ser restaurada la portada del convento de la Concepción



         Estos días han sido instalados unos andamios en la portada principal de la iglesia del convento de la Concepción de Borja, como preludio de la restauración que va a ser acometida tan pronto como la Comisión Provincial de Patrimonio otorgue la preceptiva autorización que se requiere para la concesión de la correspondiente licencia de obras municipal, dado que se trata de un monumento declarado Bien de Interés Cultural y enclavado dentro de un conjunto que tiene también la misma condición.




         El convento es, sin duda, uno de los más importantes monumentos borjanos, cuyas obras se iniciaron en el siglo XVII, con intervención de destacados arquitectos del momento como Felipe de Busiñach y Borbón, y Juan Gómez que fue quien realmente lo terminó y al que cabe atribuir la autoría de la portada que ahora se va a restaurar, como ha demostrado el Dr. D. Alberto Aguilera Hernández.

         El monumento fue objeto de una serie de intervenciones realizadas por el arquitecto D. Miguel Ángel Bordejé Mugüerza, con fondos del Gobierno de Aragón. Tan solo quedó pendiente la restauración de la portada y la creación de un museo con los fondos artísticos del convento en la planta superior, que fue acondicionada para este fin.



         La portada es una obra de singular interés, realizada con alabastro y piedra negra de Calatorao cuya importancia pasa desapercibida por el estado en que se encuentra y que, sin duda, ha de verse sensiblemente revalorizada tras la restauración proyectada.



         La obra ha sido encomendada a la empresa Albarium, bien conocida en nuestra ciudad por su participación en diferentes restauraciones y que goza de un sólido prestigio. El importe de los trabajos, programados en tres fases, puede superar los 40.000 Euros y será asumido por la propia comunidad de religiosas, algo que merece la pena de ser destacado, dado lo que representa para el patrimonio local.



         Consistirán en una limpieza del conjunto, consolidando algunas piezas inestables como la dovela del arco que reproducimos en la imagen, el sellado y consolidación de grietas, así como la eliminación de reconstrucciones en cemento y su reintegración con materiales adecuados. Posteriormente, se procederá al entonado de las reconstrucciones y a la hidrofugación general.




         En la última fase se pretende sustituir las reconstrucciones que se realizaron con  piedra arenisca, por el alabastro gris original, algo que esperamos llegue a realizarse, especialmente en las partes más visibles.

         Estamos, por lo tanto, ante unas obras de gran importancia, tanto por la mejora que reportará a un edificio singular, como por la ubicación del mismo a la entrada de la ciudad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada