lunes, 23 de enero de 2017

Borjanos en el Teide


Con sus 3.718 metros, el Teide es la cima más alta de España. Situado en la isla de Tenerife, reúne otras particularidades como el hecho de ocupar el tercer puesto entre todos los volcanes del mundo, dado que desde su base, en el fondo del océano Atlántico, alcanza una altitud de 7.500 metros, sólo superada por el Mauna Koa y el Mauna Loa, ambos en las islas Hawai y, por cierto, también visitado este último por un expedicionario borjano.




         Pero hoy queremos referirnos a la ascensión realizada por Fernando Martínez Gómez a la cima del Teide, iniciada desde Montaña Blanca y que, tras dormir en el refugio Altavista (3.270 metros), logró coronar al día siguiente, fotografiándose con un  pañuelo de nuestra ciudad.




         En aquellos momentos, las rachas de viento eran de 70 km por hora y la sensación térmica de -15º C. De ahí, su abrigado aspecto en el cráter del volcán.





Tras su proeza, descendió a Roques de García, esa roca singular que aparecía en los antiguos billetes de mil pesetas y, desde allí fue al cráter  del Pico Viejo, visitando el mirador (3.497 m.) y la cumbre (3.134 m.)




         Al dejar constancia de la “hazaña” de este alpinista borjano, queremos recordar otra “gesta” similar, protagonizada a finales de 1974, por este otro joven nacido en nuestra ciudad que con traje y zapatos de calle, aunque pertrechado con guantes y un chaquetón de mar, pudo fotografiarse junto a la cruz que, entonces, se encontraba en la cima de esa mítica montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada