miércoles, 4 de enero de 2017

Efemérides 4 de enero


El 4 de enero de 1813 se realizaron en Calatayud  las elecciones para Diputados a Cortes, con arreglo a lo dispuesto por la Constitución de 1812. A tal efecto, habían sido convocados los electores de los partidos libres de la dominación francesa: Calatayud, Daroca, Alcañiz, Tarazona y Borja, a los que correspondía elegir cinco diputados. Sin embargo, los representantes de Borja no acudieron, alegando que no habían sido repuestas las autoridades previas a la dominación francesa y a que todavía estaba amenazada la ciudad por las guarniciones de Mallén y Tudela, donde aún permanecían los franceses.
Ello dio lugar a que la elección terminara siendo anulada, teniendo que repetirse en Zaragoza el 28 de octubre de 1813. En esta nueva ocasión sí estuvieron presentes los representantes de nuestra ciudad que fueron D. Esteban Hernández y D. José Jaime, aunque no fueron elegidos para ocupar ninguna de las nueve plazas de Diputados propietarios ni las tres de suplentes.
Meses después fue elegido para una de las plazas de Diputado Suplente D. José San Gil y David que se trasladó a Cádiz y estuvo allí hasta la disolución de las Cortes. A D. José San Gil hemos hecho referencia en este blog, con ocasión de su correspondencia con Dª Manuela de Heredia, natural de Graus, con la que contrajo matrimonio.

También asistió a la ceremonia de juramento como heredera del trono de la futura Isabel II, representando a Borja junto con D. José Tejadas. Ambos eran regidores perpetuos de la ciudad y sustituyeron a Juan Murillo Ruiz y Bernardo Jiménez, inicialmente designados, que renunciaron alegando “no haber salido nunca de Borja y desconocer la etiqueta palaciega”. En su cometido, gastó D. José San Gil una suma considerable de dinero por entender que debía representar con dignidad a la ciudad.




         Cuando se convocaron las Cortes de Cádiz, en 1810, Borja tenía derecho a enviar a un Diputado, como ciudad con voto en Cortes. Pero, comoquiera que en aquellos momentos estaba ocupada por el ejército invasor, al igual que el resto de Aragón, la Junta Central Suprema ordenó a la Junta Superior de Aragón los eligiera entre personas que, aun no siendo de los lugares ocupados, fueran naturales de Aragón y con las debidas cualidades.

         El nombramiento por Borja recayó en D. Isidro Lasauca, natural de Zaragoza, que había cursado los estudios de Derecho en la Universidad Sertoriana de Huesca y fue Alcalde del Crimen de Barcelona y Oidor de esa Real Audiencia. Fue asimismo Académico de Número de la Real Academia de  Jurisprudencia Práctica de Nuestra Señora del Pilar y San Ibo, establecida en Zaragoza. En el momento de su designación residía en Palma de Mallorca, donde se había exiliado con otros aragoneses y allí tuvieron conocimiento de la anulación de esa elección por parte del Consejo de Regencia, que prefería elegir los diputados entre los aragoneses residentes en Cádiz. Ello motivo la elevación de un memorial que, con el título “Los derechos de la Diputación aragonesa en Cortes presentados a la Nación para su reconocimiento” fue impreso en Palma en 1811, del que conservamos una copia en nuestro archivo. En ella se abogaba por la legitimidad de su nombramiento de forma contundente. No creemos que llegara a asistir a las sesiones, donde sí estuvo su hermano D. Andrés Lacausa, ministro del Consejo Real y Diputado, quien en una de las sesiones solicitó una ayuda para que D. Isidro pudiera trasladarse desde Palma de Mallorca a Murcia, de cuya Real Audiencia había sido nombrado Oidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada