domingo, 22 de enero de 2017

Fiesta de San Antón en Albeta


D. Jesús Arcega López  ha tenido la amabilidad de enviarnos una completa información sobre la forma en que se ha venido celebrando en Albeta la fiesta de San Antón, localidad en la que existe una cofradía que tiene al Santo por titular.

La víspera del 17 de enero, cada vecino encendía una hoguera en la puerta de su casa. Tras la pavimentación de sus calles, el número de hogueras se ha ido reduciendo, reuniéndose grupos de vecinos para encenderlas. Por otra parte, el Ayuntamiento también enciende otra mayor frente a la Casa Consistorial. Cuando las condiciones lo permitían se asaban viandas en sus brasas que se compartían entre todos. Hoy se mantiene esta costumbre pero en la hoguera municipal, donde se preparan teniendo en cuenta el número posible de asistentes.




         Desde tiempo inmemorial, es costumbre hacer disparos de salvas con las armas de caza, coreando al unísono todas las personas presentes el grito de “¡Viva San Antón!”, antes y después de los disparos.

         También se mantiene la tradición de saltar las hogueras cuando las llamas surgen con más fuerza, como prueba de valor y osadía de los mozos que lo llevan a cabo.



         Ya el día del Santo, se cantaba hasta mediados del siglo XX la Aurora por las calles de la localidad, deteniéndose en los lugares establecidos, precedidos por el toque de una campanilla. Un gran impulsor de esta tradición fue el sacerdote borjano D. Eugenio Villafranca Aragón que tan gran labor realizó en esa parroquia. La letra de esta Aurora, que no está recogida en el libro de D. Ramón Borobia, donde sí aparece la de la Virgen del Rosario, sus Gozos y la despedida, se iniciaba con estos versos:

Solista:                Por servir a Dios en su pureza;
                            A Dios en su pureza.
Todos:                 Se fue a los desiertos;
                            Se fue a los desiertos
                            San Antonio Abad.
                            Se fue a los desiertos
                            San Antonio Abad.

         Posteriormente, se celebraba la Misa Solemne y la procesión con la imagen del Santo, cuya peana, adornada con roscones, llevaban cuatro cofrades. Actualmente, la fiesta se celebra el domingo posterior más próximo al 17 de enero y, después de la Eucaristía, se bendice a los animales en calle situada al lado de la puerta.
         Lo que ha dejado de celebrarse es la Misa que por las almas de los cofrades fallecidos se celebraba el día siguiente de la fiesta, a pesar de la obligación establecida en las ordinaciones de la cofradía y la multa (cuatro reales) que debían abonar quienes no asistieran a ella.

         Recordamos que en la iglesia parroquial hay un retablo dedicado a San Antón, el cual fue restaurado en 2003 por la Excma. Diputación Provincial en la Escuela Taller “Bartolomé Bermejo”, de ella dependiente en aquellos momentos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada