viernes, 20 de enero de 2017

Tradiciones de la comarca: La fiesta de San Sebastián

Echad campanas a bando
que viene San Sebastián
por el camino de Borja
vestido de capitán

Dentro de las tradiciones propias del mes de enero, las relacionadas con la fiesta de San Sebastián tienen especial importancia en muchas localidades de nuestra zona. Encabeza este comentario, la albada que se cantaba en Litago, en la que se hace alusión a ese traje de capitán que luce en algunas de las representaciones iconográficas.

Durante estos días, ya hemos hecho alusión a las fiestas organizadas en su honor en varios municipios que lo tienen por Patrón, así como a las que en Borja celebra su cofradía. Sin embargo, queremos sintetizar aquí algunas tradiciones que fueron reunidas por Ester… en un trabajo realizado, hace algún tiempo, así como las que se recogen en la obra La tradición oral en el Moncayo aragonés que hemos citado en otras ocasiones. 

Ainzón



         Como ya dijimos es Patrón de la villa, donde era costumbre que la peana del Santo fuera llevada por los quintos, los cuales la noche anterior  rondaban a las mozas. También aquí se disparaban trabucazos al paso de la procesión y, directamente asociada a este día, está el denominado “pastel o pastelillo de San Sebastián”, relleno de chorizo o longaniza. Y, por supuesto, la víspera se enciende la hoguera, aunque no tenemos fotografías de ninguna de estas tradiciones.




         Es interesante destacar que, muy cerca del casco urbano, existe todavía en Ainzón una ermita medieval dedicada a San Sebastián que, por su importancia arquitectónica, merecería la pena recuperar, pues se trata de un monumento de singular relevancia.

Ambel

         También lo tiene por Patrón y es significativo que lo mismo ocurre en todas las localidades que son villas en nuestra comarca. Ya publicamos el programa de los festejos organizados este año, en el que ocupar lugar destacado la hoguera. La imagen procesional del Santo lo representa con atuendo militar y, cuando se trasladaba desde la ermita a la iglesia parroquial, se cantaba una albada muy similar a la de Litago:

Echar campanas a bando
que viene San Sebastián
por el camino de Luco

vestido de general.



         Desde luego, la imagen con la banda militar cruzando el pecho y con el añadido posterior de las charreteras es un ejemplo de la forma en la que se representa aquí a este mártir.


Borja



         En nuestra ciudad, es su cofradía la que organiza la fiesta y, merece destacarse, que han sabido mantener todos los actos tradicionales que eran habituales, comenzando por el traslado de la imagen la víspera, y el encendido de la hoguera en la plaza de San Francisco, junto a la iglesia del convento de Santa Clara, donde tiene su sede y que está dedicada al Santo, por haberse construido sobre una antigua ermita que era propiedad de esta cofrafía..
         Ya el día de la fiesta, los actos comienzan con el canto de la Aurora al amanecer que, como hemos señalado en diversas ocasiones, constituye una invitación para el rezo del Santo Rosario que tiene lugar a continuación. Así queda de manifiesto en el texto de la misma.

¡Sebastián!
Defensor de la Iglesia,
de la imperial guardia
primer capitán;
es a quien
hoy tributa la Iglesia
honores y cultos en la Cristiandad.
Cristianos venid,
venid a rezar
el rosario a la Virgen María

para que imitemos su fe y caridad.


         La letra y la música fueron dados a conocer por D. Ramón Borobia en su libro Cancionero popular religioso de Borja  que editó el Centro de Estudios Borjanos y, para general conocimiento, reproducimos la partitura.
         Tras la Aurora y el Rosario, en cuyo recorrido se disparan trabucazos y cohetes, tiene lugar la procesión. En este caso, el Santo está representado en el momento de su martirio, atado al árbol y sin ropa, a lo que alude una irónica copla que se cantaba con guasa:

Las monjas de Santa Clara
venden el trigo a duro
y al pobre San Sebastián

siempre lo sacan desnudo.



         Durante un tiempo, al término de la procesión de interpretaba un dance junto a la entrada de la iglesia, cuyos textos publicó el Dr. D. Alberto Aguilera Hernández en un reciente libro del Centro. El dance ya no se representa aunque, en ocasiones, acompañan al Santo los danzantes de San Bartolomé.

         Los trabucazos que se recrudecen al entrar en el templo la peana procesional, vuelven a sonar en el momento de la Consagración. La cofradía es una de las pocas que, en Borja, celebran una Misa en sufragio de sus difuntos al día siguiente.



         Con el retorno de la imagen a la casa de los nuevos mayordomos finalizan estas fiestas en las que no faltan la venta de roscones y a las que, desde hace algunos años se ha sumado el pasacalles que la Agrupación de Cornetas, Tambores y Bombos de San Sebastián y la Verónica lleva a cabo por las calles borjanas, en la tarde del día 19 y las Dianas del día 20, a cargo de la Agrupación Musical Borjana.  El Centro de Estudios Borjanos dedicó una de sus primeras publicaciones a estas tradiciones que, ahora, ha sido reproducida en el libro dedicado en homenaje a D. Francisco Domínguez Pablo que fue uno de sus autores.

Bulbuente


         Aunque no tenemos otros datos, nos consta que se enciende una hoguera en la plaza del Ayuntamiento el fin de semana más cercano a la fiesta.



         Magallón también lo tiene por Patrón y, en su iglesia parroquial, hay un retablo dedicado al Santo, rematado por las armas de la villa, lo que indica que fue costeado por su concejo.





         Especialmente hermosa es su imagen procesional, así como la peana en la que, junto al martirio del Santo, aparece también el escudo de la localidad. Antiguamente, al paso de la procesión se tocaba la campana de su Casa Consistorial y, como en otros lugares, se disparaban salvas con trabucos y escopetas. San Sebastián era invocado por las mozas casaderas que, se repiten en Tabuenca, cambiando el nombre de la localidad:

Glorioso San Sebastián
que estás en ese madero,
casa a las chicas de Ainzón
pero a las de Magallón primero.

         Se siguen celebrando fiestas en su honor, con hoguera, así como la romería a la ermita de San Sebastián de la Loteta, en el mes de mayo.


Mallén



         Ya hicimos alusión a las imágenes que se conservan en Mallén, villa de la que también es Patrón. Este es el retablo que tiene dedicado en su iglesia parroquial, donde el día de su fiesta se celebra una Eucaristía.


Tabuenca



         A las fiestas que, en honor a su Patrón San Sebastián, celebra Tabuenca, dedicamos ya un artículo. Se enciende una hoguera y en la procesión, según el libro de la Tradición oral del Moncayo, era llevada a tramos por las mujeres, bailándola con brío a la voz de “¡Ay, que aún está triste. A bailarlo más!”. Dada su proximidad con la fiesta de San Babil (el 24 de enero), se relacionaba a ambos Santos, afirmando que “eran muy jugadores, apostando la camisa y, como perdió San Sebastián, por eso va desnudo”.
         A todas estas celebraciones debemos añadir que también se conmemoraba San Sebastián en Fuendejalón, con hoguera, aunque no tenemos datos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada