sábado, 4 de marzo de 2017

Efemérides del 4 de marzo


El 4 de marzo de 1654 fue bautizado en la parroquia de San Bartolomé de Borja fray Jerónimo Bauluz Mañas. Era hijo de D. Juan Bauluz y de Dª Francisca Mañas. Profesó como cisterciense en el monasterio de Veruela, donde desempeñó el cargo de Prior y el de responsable de las posesiones de Bulbuente. En 1712, fue elegido abada, siendo el septuagésimo cuarto de la historia del monasterio. No llegó a terminar su mandato, ya que murió el 31 de enero de 1713, siendo enterrado en la sala capitular.




El 4 de marzo de 1752 nació en Calcena D. Julián Giraldós Pérez. Cursó los estudios de Derecho en la universidad de Zaragoza, en la que se graduó como licenciado el 25 de julio de 1777 y, cuatro días después, como doctor.



El 4 de marzo de 1874 fue ejecutado en la cuesta del Sepulcro de Borja Eugenio Belío Escolna “Carica”. Había nacido en Borja el 17 de noviembre de 1838 y ha pasado a la Historia por ser el último ajusticiado en la ciudad. Por una disputa familiar había dado muerte en el camino del Santuario a una cuñada suya y herido gravemente a su marido. Juzgado en Borja, fue condenado a muerte, entrando en capilla el 3 de marzo de 1874, asistido por varios sacerdotes y por miembros de las cofradías de las Almas y de San Antón, esta última heredera de la de la Sangre de Cristo, cuya misión era precisamente la de atender a los condenados y enterrar a los fallecidos por muerte violenta.



         La ejecución se llevó a cabo por el procedimiento de garrote vil, sobre un estrado dispuesto al efecto. La foto corresponde a un ajusticiamiento múltiple, efectuado en Vilanova i la Geltrù en la misma época. Acudieron gentes de todo el Partido Judicial, hasta reunirse más de 8.000 personas en torno al cadalso. Fue un espectáculo impresionante, con el reo llevado en el carro de Mariano Sánchez “Pelutes” con el regente de Santa María D. Nicasio Marzol, el beneficiado D. Tomás Amesti y el P. Juan Gorbeo, que le asistían espiritualmente. Abría el cortejo la imagen del Cristo Crucificado que participa en la procesión del Jueves Santo y lo acompañaban todos los sacerdotes de la ciudad. Desde la cárcel, la comitiva se dirigió por la calle de Santo Domingo (ahora Costa) a la calle Mayor, subiendo hacia las Canales y, por la calle de San Francisco, hasta la Cubilla. Desde allí llegaron a una era, propiedad de Bibiana Aguerri, viuda de Mariano Tejero, donde se había dispuesto el garrote, dado que estaba ubicada junto al lugar en el que perpetró su crimen. El condenado se mostró sumamente arrepentido en todo momento y antes de morir se dirigió al público para, con voz clara y alta, pedir perdón a todos los congregados. El cadáver permaneció en el patíbulo hasta las cinco de la tarde, siendo trasladado entonces por los miembros de la cofradía de las Almas hasta el cementerio. Entre los asistentes se recogió la importante suma de 75 duros, que fueron entregados al regente de Santa María, para que ofreciera sufragios por su alma. Hace años, llegamos a conocer a un anciano de Calcena que nos relató que, siendo muy niño, vino hasta Borja andando con algunos miembros de su familia para presenciar la ejecución.



         El 4 de marzo de 1900 nació en Borja  Mariano Albericio Sanmartín “Trajinerito II”. Pertenecía a la única dinastía de toreros borjanos, con sus dos hermanos. En este caso como picador. Comenzó a actuar en 1921 en la plaza de Barcelona. Después intervino asiduamente en la de Zaragoza, donde cimentó su fama “de valiente y fuerte diestro para recibir a los toros, pica en mano”. Formó parte de las cuadrillas de numerosos matadores, entre ellas las de algunos de los diestros aragoneses más famosos de su época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada