jueves, 9 de marzo de 2017

Efemérides del 9 de marzo


El 9 de marzo de 1674 se perpetró uno de los crímenes que mayor eco tuvieron en nuestra ciudad, por ser la víctima un monje del monasterio de Veruela y el asesino nada menos que el prior de la colegiata de Borja D. Julián Andrés de Uztarroz, que venía desempeñando ese importante cargo desde 1669.




De vida licenciosa, era de dominio público que mantenía relaciones con una joven borjana, llamada Ana Marciala, con la que llegaba a pasar la temporada estival en la habitación que el cabildo tenía en el Santuario de Misericordia. Además, atendía con especial cuidado a unos “sobrinos” a los que cuidaba la joven y cuya procedencia no estaba clara.



A pesar de la maledicencia de los borjanos, la vida del prior hubiera transcurrido tranquila, cuidando de la joven y de los sobrinitos, si no se hubiera cruzado en su camino fray Miguel de Cariñena, un monje de Veruela al que el abad tuvo la infortunada ocurrencia de encomendarle el cuidado de la granja de Muzalcoraz, en Magallón. Y como el viaje era penoso, se detenía a refrescarse en casa de Ana Marciela, lo que despertó el recelo del prior que, para conjurar el peligro, decidió utilizar el expeditivo procedimiento de eliminar físicamente al monje. 


Para ello, contrató a un “ejecutor”, en cuya compañía marchó a Veruela y, en la propia celda de fray Miguel, le asestaron un trabucazo, saliendo inmediatamente, al comprobar el resultado de su acción. Sin embargo, el monje decidió prolongar su agonía, dándole tiempo a identificar a los autores y, al día siguiente (10 de marzo) las autoridades decidieron arrestar al prior cuando presidía una procesión en el claustro de la colegiata.



No contaban con la agilidad de D. Julián que, a pesar de ir revestido con capa pluvial, inició una vertiginosa carrera en dirección al Santuario, no deteniéndose hasta alcanzar el palacio episcopal de Tarazona. Lógicamente, un hecho tan grave motivó que el Sr. Obispo decidiera sancionarle con una dura pena: cinco años de estancia en un monasterio. Pero al interesado le pareció extremadamente dura y, recurriéndola al arzobispo de Zaragoza, todo se arregló para que quedara exculpado.



No obstante, al abad de Veruela, al que ya le había parecido ridícula la pena impuesta por el obispo, esta última maniobra la consideró una burla y logró nombrar un nuevo juez que actuando con diligencia y rigor, llegó a descubrir hechos sorprendentes. En primer lugar, pudo conocer que Ana Marciala, no era una mujer virtuosa, sino de vida licenciosa que había tenido relaciones con diferentes personas, probablemente sin conocimiento del prior.
         Pero lo más llamativo fue comprobar que, en modo alguno, pudo tenerlas con el monje asesinado ya que, según declaración de sus familiares, ello era imposible, pues desde el momento de su nacimiento, había sido considerado “un prodigio de la naturaleza”, dado que “le faltaban sus partes genitales y no tenía miembro, sino un agujero por donde orinaba”. Lo que había sucedido es que el infortunado monje y Ana Marciala eran parientes, por lo que, en sus viajes a Magallón, se detenía a descansar en su casa.

Este pintoresco episodio, del que no hemos encontrado todavía rastro en los archivos borjanos, fue dado a conocer por Salvador Daza y María Regla Prieto, a partir de un documento conservado en la Universidad de Sevilla, y de ellos tomamos la información que incluimos en las obra Crímenes ejemplares.



El 9 de marzo de 1712 nació en Tabuenca fray José Francisco Cuartero Cuartero que profesó como agustino descalzo y fue enviado a Filipinas, donde llegó a ser Provincial de su Orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada