jueves, 9 de marzo de 2017

Toreros borjanos


         A raíz de una reciente efeméride, correspondiente al nacimiento de Mariano Albericio Sanmartín (Trajinerito II), hemos conseguido el libro Los toreros aragoneses del crítico taurino “Don Indalecio”, seudónimo bajo que el que escribía el prestigioso abogado D. Ramón de la Cadena, marqués de la Cadena. La obra reúne una amplia relación de toreros aragoneses, con sus correspondientes fotografías, aunque no está exenta de errores, como comentaremos.




         En ella aparece el más importante torero que ha dado Borja, Luis Sanmartín Belío, donde fue bautizado el 22 de junio de 1900. Inició su carrera a los dieciséis años, participando en capeas de los alrededores de nuestra ciudad y con dieciocho años debutó como novillero en Zaragoza. Dotado de grandes facultades, no tuvo suerte ya que, cuando comenzaba a triunfar, resultó gravemente cogido en la plaza de Vic, el 24 de noviembre de 1920. Poco después, fue llamado a filas y no pudo volver a torear hasta 1923. Lo hizo, a partir de entonces, con cierta regularidad, obteniendo algunos triunfos señalados y cuando su carrera comenzaba a remontar, volvió a ser movilizado a consecuencia de la guerra de África. Regresó en 1926 y aún pudo torear algo pero, tras una cogida en la plaza de Barcelona, en 1927, se retiró del toreo y se estableció en la capital aragonesa como panadero.



         A la dinastía de los Trajineritos ya hicimos referencia. Fueron tres hermanos, todos ellos borjanos, aunque tanto el Cossío como Don Indalecio los hacen naturales de Zaragoza, cosa que no es cierta. El primero de ellos fue Victoriano Albericio Sanmartín “Trajinerito I, nacido en Borja el 24 de diciembre de 1894. En 1913, actuó por vez primera como banderillero en la plaza de Épila. Los éxitos obtenidos como subalterno le animaron a emprender la carrera de novillero, debutando en la plaza de Zaragoza el 23 de agosto de 1914, con bastante fortuna. Pero el éxito no le acompañó en otras actuaciones y volvió a su labor como banderillero, demostrando ser un excelente profesional al que recurrían los toreros más destacados del momento. Nunca renunció a su sueño de ser matador y, de hecho, actuó en varias novilladas, en 1923, habiendo sido anunciada su intervención en la Feria de Borja de ese año. Lamentablemente, en la noche del 17 de septiembre fue asesinado frente al colegio de los Escolapios de Zaragoza, cuando se dirigía a tomar un café con su cuñado. El hecho causó una gran impresión, dadas sus circunstancias pues la agresión se produjo cuando Trajinerito vio a un individuo, llamado Isidro Ereza Gales “El descamisado”, golpeando a un perro para intentar matarlo. Victoriano salió en defensa del animal y, sin mediar palabra, “El descamisado” sacó un gran cuchillo y le asestó una puñalada en el costado izquierdo que le ocasionó la muerte.



         Mariano Albericio Sanmartín “Trajinerito II nació en Borja el 4 de marzo de 1900 y comenzó a actuar como picador en la plaza de Barcelona, en 1921. Fue un gran diestro en la suerte de varas y formó parte de las cuadrillas de numerosos toreros, entre los que se encontraban los más famosos matadores aragoneses de la época.



         El menor de la saga fue Joaquín Albericio Sanmartín “Trajinerito III, también picador, aunque dotado de menos facultades que su hermano, a pesar de lo cual intervino en muchas novilladas celebradas en Zaragoza, desde su debut en 1926.
         Nos ha sorprendido no encontrar reseñado a otro torero borjano, Fermín Embún Flores “El maño, nacido en 28 de agosto de 1885, aunque en el Cossío se indica que era natural de Zaragoza, lo que no es cierto, pues como borjano aparece en las crónicas que se publicaban en Ecos del Moncayo”. Era ebanista de profesión y debutó como banderillero el 8 de septiembre de 1908 en la plaza de Zaragoza. Aunque actuó como novillero en alguna ocasión, la mayor parte de su dilatada carrera la hizo como subalterno, a las órdenes de los mejores diestros aragoneses de su tiempo. Sufrió dos espectaculares cogidas en Casetas y Calahorra, retirándose en la plaza de Barcelona el 24 de noviembre de 1924, aunque siguió vinculado al mundo del toro, como representante de la Sociedad de Banderilleros de Zaragoza y promoviendo algunos espectáculos benéficos en la plaza de la Misericordia.

         Esta reducida nómina de toreros borjanos, todos los cuales incluimos en nuestro Diccionario Biográfico, debe completarse con el nombre de Felipe Belío Sánchez, nacido el 21 de junio de 1959 en Francia, aunque de familia de Borja, donde residió toda su juventud. Tras matar su primer becerro en 1978, toreó varias novilladas en Zaragoza, Soria y Logroño, debutando con picadores en la plaza de Jaca el 29 de junio de 1985, aunque se retiró poco después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada