jueves, 9 de agosto de 2018

Recorrido por Trasobares


         Desde Tierga, siguiendo las huellas de la infancia de D. Severino Aznar Embid, nos dirigimos a Trasobares, una localidad en la que también residió, aunque los recuerdos conservados de su estancia allí son menores que en Tierga y Calcena.
         Sin embargo, era imprescindible visitar la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, el antiguo templo conventual del Real Monasterio de Santa María de la Piedad, de religiosas cistercienses, que fueron señoras de ese lugar, al igual que de Tabuenca.

         Sin embargo, la torre mudéjar pertenece a la desaparecida iglesia parroquial que estaba prácticamente adosada al otro templo.
 


         Precisamente por el estrecho espacio que los separaba es por donde, ahora, sea accede al templo que, al igual que la torre fueron restaurados no hace muchos años.




         Visitar las iglesias de cualquier lugar de Aragón no es fácil. En nuestro caso contamos con la inestimable colaboración de un vecino que se prestó a localizar la llave. No fue necesario, pues estaba abierto, dado que se estaba procediendo al afinado del órgano, con vistas a la celebración de un concierto didáctico.



         La iglesia es espectacular, tanto por su arquitectura como por el conjunto de obras de arte que en ella se conservan. Entre ellas destaca la imagen de la Virgen del Capítulo y un bellísimo Cristo crucificado.



         Vimos también en una de sus paredes esta fotografía del fotógrafo D. Luis Carceller Lamo que, desde su estudio de Borja, recorría las localidades del entorno, realizando este tipo de imágenes en las que aparecían los correspondientes Patrones sobre una vista general de la población. La conservada en Trasobares es de considerable tamaño y está coloreada. De ella se han efectuado muchas reproducciones, como estampas o recordatorios.
      



         Una pieza de singular valor es el órgano, restaurado hace algunos años por la Excma. Diputación Provincial de Zaragoza. En el momento en que visitamos la iglesia D. Jesús Pérez Aznárez, joven organista natural de Trasobares, estaba preparando el concierto al que anteriormente hicimos referencia. Con él se encontraba Christine Vettery su esposo, los prestigiosos organeros que tienen su taller en Tarazona.





         Con gran amabilidad, Jesús nos mostró todas las posibilidades interpretativas que ofrece el órgano, lo cual constituyó una grata sorpresa para los que tuvimos la oportunidad de escucharle.





         Tras un breve refrigerio, nos detuvimos ante la espectacular portada del antiguo monasterio, en cuyo ático  se encuentran las armas de Aragón, con un peculiar cuartelado, que el municipio ha adoptado curiosamente como escudo propio.





         Se conserva la parte principal del edificio conventual, reconvertido en viviendas y, en el interior del recinto se levantaron posteriormente otras casas. En una de ellas, remodelada, se puede ver un bonito reloj de sol






         Gracias a la gentileza de una de sus propietarias, pudimos acceder al interior del edificio principal del monasterio que aún conserva su escalera principal. Allí nos enseñó la decoración que realiza en la noche del 1 de noviembre, transformándolo en una “Casa del Terror” que causa pavor entre los niños y mayores que la visitan en esa ocasión. Impresionados con las impactantes imágenes que nos mostró, proseguimos a continuación el viaje hacia Calcena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario