viernes, 24 de febrero de 2017

Efemérides del 24 de febrero


El 24 de febrero de 1716 nació en Borja D. Luis de Herrero y Rubira. Era hijo de D. José Miguel Herrero y de Dª Catalina Rubira, ambos naturales de la villa de Calanda. El padre había tomado posesión del cargo de corregidor de Borja el 15 de septiembre de 1712, desempeñando el cargo hasta el 20 de abril de 1716. Durante su estancia en nuestra ciudad tuvieron dos hijos: Antonio María, nacido el 28 de noviembre de 1714, y Luis, que vino al mundo dos meses antes de que cesara el padre y abandonara Borja.
Lógicamente, la vinculación con Borja de los dos hermanos se reduce al hecho de haber nacido aquí, razón suficiente para que destaquemos su brillante trayectoria posterior. En el caso de Luis, fue enviado por sus padres, junto con su hermano, a cursar estudios en la universidad de Huesca, bajo la tutela de su tío D. Luis Rubira que era canónigo en esa ciudad. Posteriormente, se graduó como Doctor en Leyes y Cánones en la universidad de Toulouse. Que era un estudiante brillante lo demuestra el que, en esos momentos, tenía 18 años de edad.
          
         Posteriormente se estableció en Madrid, donde dio muestras de sus inquietudes culturales, escribiendo diversas obras. También tradujo del francés La vida de los siete sabios de Grecia que editó en 1738, utilizando el seudónimo de Luis Hebura y Arriego y de la que disponemos de una copia en nuestra biblioteca. Más tarde, se instaló en Zaragoza, como abogado, llegando a ser miembro de la Junta Directiva del Colegio de Abogados. Casi todos sus trabajos quedaron inéditos, al igual que su obra poética. Murió en Calanda el 1 de febrero de 1769.

         Como dato curioso, podemos señalar que en la voz “Borja” de Wikipedia, se le incluye entre los personajes ilustres nacidos en nuestra ciudad, aunque indicando que fue un “poeta natural de Calanda que nació en Borja en 1716”. Cuando, en su momento, señalamos lo impropio de ese comentario, tuvimos una respuesta, un tanto disonante, que pretendía justificarlo por el hecho de que, siendo su padre funcionario, podía “naturalizar” a sus hijos, donde quisiera, como los de Bilbao. No es nuestra intención entrar en esta polémica y como en el juego, aceptamos que D. Luis, aunque nació en Borja “era natural de Calanda”. A su hermano, que tuvo mayor relevancia y que, como hemos dicho, también nació en Borja, haremos referencia en su momento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada