sábado, 5 de noviembre de 2016

Interesante iniciativa que merece la pena repetir



            En la tarde de ayer tuvo lugar la anunciada visita guiada al Museo de la Colegiata que congregó a un numeroso grupo de personas en la Sala VII del mismo que era el objetivo de esta actividad, enmarcada dentro del excelente trabajo que viene realizando el equipo que, dependiendo de la Concejalía de Turismo del M. I. Ayuntamiento de Borja, se encarga de la atención al público en nuestros museos y en la oficina de Turismo.




            En esta ocasión, la visita corrió a cargo del Dr. D. Alberto Aguilera Hernández y se centró en ese singular conjunto de lienzos que representando a Santas Mártires de la antigüedad se exponen en dicha sala.



            A lo largo de su exposición, el Dr. Aguilera quiso dar respuesta a los interrogantes que la contemplación de esos cuadros plantean. En primer lugar, el de a quién representan; en segundo lugar, la fecha de su ejecución y, en tercero, la autoría.
            En total, en la sala se muestran seis cuadros, cinco de ellos de la misma serie y el sexto de época posterior, aunque claramente relacionado con ellos. Se trata de las representaciones de Santa Tecla, Santa Margarita de Antioquía, Santa Dorotea, Santa Justa y Santa Rufina, siendo el sexto el de Santa Catalina de Alejandría.

            En el folleto, muy ilustrativo que fue entregado a todos los asistentes se reproducía un documento del archivo de la colegial, correspondiente a un inventario de sus cuadros, realizado en 1701, en el que aparecen “cuatro cuadros grandes de Santas sin marcos y son Santa Justa, Santa Rufina, Santa Dorotea y Santa Margarita”. Aunque, por razones que ignoramos, no aparece reseñado el de Santa Tecla, estamos ante la primera alusión documental a estas obras que, por lo tanto, hay que situar en la segunda mitad del siglo XVII, encargadas por el cabildo de la colegial a un artista cuya identidad se desconoce, por el momento. El de Santa Catalina de Alejandría es del siglo XVIII y de tamaño un poco menor, aunque de características similares.




            En todos ellos, aparece la Santa correspondiente con la palma del martirio  y una escena del mismo en la parte inferior, aunque no se ajustan a las descritas en las correspondientes hagiografías, como puso de manifiesto el Dr. Aguilera, al narrar las circunstancias de su muerte. También hizo alusión a los modelos que pudieron inspirar al artista que pintó estas obras, láminas de origen centroeuropeo que alcanzaban gran difusión.



            La visita sirvió para poner de manifiesto la importancia de esta colección, así como todo el conjunto de obras que se exponen en el Museo, al que Alberto Aguilera invitó a visitar con más frecuencia y sobre todo a valorar debidamente el interés que para Borja tienen estas instalaciones museísticas.

            Actividades como la que estamos comentando contribuyen a esos propósitos, por lo que esperamos que se repitan, en cada uno de los museos, con una razonable periodicidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada