viernes, 18 de noviembre de 2016

Sobre la aparición de un Ecce Homo de Elías García Martínez


            El pintor Elías García Martínez vuelve a estar de actualidad con motivo de la aparición de un Ecce Homo pintado por él, en una colección aragonesa. La noticia ha sido ampliamente difundida en todos los medios de comunicación y Heraldo de Aragón la llevaba a su primera página, dedicándole un artículo, firmado por Mariano García, en el que los descubridores del lienzo, D. David Maturén y D. Ricardo Ostalé deslizan algunos datos que es necesario precisar.





            En primer lugar, como ellos indican y nosotros dimos a conocer en el primer artículo publicado sobre esta cuestión, en el Boletín Informativo del Centro de Estudios Borjanos, mucho antes de que se produjera la intervención que lo convirtió en noticia de alcance internacional, la obra en la que se inspiró fue el Ecce Homo que Guido Reni que aquí reproducimos.

            El cuadro que ahora se ha encontrado, aunque presenta grandes similitudes con la pintura del Santuario de Misericordia, no pudo tenerlo a la vista en el momento de realizarla, entre otras razones porque la encontrada ahora está fechada en 1894 y dedicada a su “distinguido amigo Nicolás Pueyo”, mientras que la del Santuario fue pintada más de 20 años después y los testimonios aportados por la familia siempre han sido concluyentes a la hora de señalar que la hizo “en dos horas” y “de memoria”.




            No es de extrañar este hecho, pues el tema del “Ecce Homo” fue recurrente en su trayectoria artística. En la exposición celebrada en la Casa de Aguilar, en homenaje a la familia García Condoy, el pasado verano, mostramos dos versiones suyas. Una de ellas fiel al modelo Reni, es propiedad de la familia. La otra, de una colección privada borjana, está dedicada por el pintor que, en esta ocasión, se atrevió a reelaborar la imagen, tomando como modelo al propio destinatario. Por otra parte, un nieto del artista posee otro Ecce Homo, casi idéntico al del Santuario, que no quiso cedernos para la exposición. Por lo tanto, Ecce Homos de García Martínez existen varios.
            También debemos aclarar que su esposa Juliana Condoy no era natural de Borja. La relación de la familia con nuestra ciudad se estableció por pasar la temporada estival en el Santuario de Misericordia. Fue su hijo D. Luis García Condoy quien contrajo matrimonio con la borjana Dª Carmen Blanc, falleciendo en Borja el 13 de octubre de 1950. De las actividades artísticas de sus hermanos Julio y Honorio en nuestra zona ya nos hemos ocupado en otras ocasiones, así como de los aspectos que hoy comentamos, al parecer con poco éxito, ya que se siguen deslizando errores que hubieran sido fácilmente subsanables.
            Lo que nos parece muy acertada es la propuesta que, en el artículo de Heraldo de Aragón sugiere Ricardo Ostalé, para ubicar el cuadro encontrado en el Santuario de Misericordia. Efectivamente, sería el mejor homenaje a su autor y, dadas su similitud con el trabajo perdido, la manera más adecuada para recordarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada