viernes, 12 de octubre de 2018

En busca de sus orígenes judíos


         Ha visitado el Centro de Estudios Borjanos D. Fernando (Ferrán) Alonso Casabella, Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona y Diplomado en Estudios Avanzados en Psicología Social por la Universidad de Barcelona. Aunque su actividad profesional se desarrolla en el ámbito del análisis estratégico, de forma simultánea se dedica al estudio de sus antecedentes judíos, razón por la cual llegó a Borja hace ya algunos años y ha retornado ahora para contarnos los avances que ha realizado en esta materia.
 


         Fue de forma circunstancial cuando, hace poco más de diez años, comenzó a interrogarse sobre su posible ascendencia judía, dado que uno de los apellidos de su abuelo materno era Salom. Pero, al profundizar en el estudio genealógico de su familia pudo constatar que había otros apellidos de origen judío entre sus ascendientes maternos y paternos, algunos de ellos procedentes de Tudela.
         Visitó esa ciudad, comprobando que figuraban en la famosa “manta de Tudela”, una relación que fue colgada en 1610 en la capilla del Cristo del Perdón de esa ciudad con los nombres de numerosos judeoconversos de la ciudad y allí permaneció hasta mediados del siglo XIX.
Sus investigaciones en los archivos tudelanos y en otras localidades de la Ribera le han permitido reconstruir su árbol genealógico hasta el siglo XV, aunque continua localizando nuevos datos de mayor antigüedad.

Lo interesante para nosotros es que algunos de los judíos establecidos en Tudela procedían de nuestra comarca y de otras localidades de su entorno. Concretamente, de Magallón, Mallén, Ejea, Épila y Tarazona. La razón de ello es que, cuando se produjo el edicto de expulsión en 1492, Navarra era todavía un reino independiente al que por lo tanto no afectaba la medida decretada por los Reyes Católicos. De ahí que les resultara sumamente fácil, cruzar la frontera y lograr la seguridad muy cerca de sus lugares de residencia. Abundan los apellidados “Magallón” y “Mallén”, pero también “Sanjuán” o “San Gil”, entre otros.




         A raíz de sus investigaciones ha puesto en marcha una página web (recuperandosefarad.com), con la que pretende difundir el pasado judío de la ciudad de Tudela, que albergó una de las comunidades más importantes de la época y fue la última de toda la península ibérica en expulsar a los judíos que no se hubieran convertido. En ella da a conocer también su árbol genealógico (de extraordinaria precisión), junto con muchos datos de interés, por lo que recomendamos su visita en este enlace.
         Con motivo de su estancia entre nosotros volvió a manifestar su deseo de que Borja forme parte de la red de juderías, dada la importancia de los restos conservados en nuestra ciudad, entre los que destaca la inscripción que se exhibe en el Museo Arqueológico, como los documentos existentes en el Archivo Histórico Municipal y en el de la colegiata de Santa María, pero también el mantenimiento de todo el recinto de la antigua judería que si llegara a excavarse podría proporcionarnos grandes sorpresas o ese elemento urbano singular que es la calle de Trébedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario